martes, diciembre 19, 2006

Ya están aquí...


Hace unas semanas llegué a casa con unas cuantas compras. Vacié las bolsas y para mi sorpresa no encontraba nada de lo que había adquirido sólo minutos o un rato antes. Todo estaba rebozado de papeles de colores. Los huesos de Jazz en papel dorado, la crema del pelo en otro rojo y negro brillante. Pensé que como un fenómeno natural de difícil solución, las navidades habían llegado ya por la zona. Cada año antes, por cierto.
De niña las adoraba. De adolescente las negaba, era esa época en la que las hormonas están en pleno baile tropical y solía negar todo por defecto.
Más adelante, durante infinidad de años, las aborrecí. Era la sensación de que en vez de ser una época maravillosa, se trataba simplemente de unas semanas en las que las miserias humanas, más o menos importantes, se lanzaban a la cara como una tarta de las películas cómicas del cine mudo. Desde los que se comen el aire tirados en la calle, hasta los que tienen el pollo pero no en la mesa si no por discusiones familiares o el eterno ¿con qué parte de la familia se cena este año? pasando por los que quizá no tengan nada que celebrar, y la presencia brutal de las ausencias. Quizá es pura demagogia, pero qué queréis, era la sensación que me producía el encendido de esas interminables ristras de bombillas con dibujos horteras.

Ahora, sin embargo, pienso que como todo, se sufre o se disfruta en la medida que se le de importancia. Ya no las aborrezco, ni las odio. Las veo llegar como al compañero plasta de la clase o al tonto del pueblo, que sabes que en el fondo no sólo no es malo, sino que no tiene culpa de nada. Está ahí y ya, qué vamos a hacerle…

Al fin y al cabo teniendo en cuenta el precio irrisorio de cada bombilla y lo que duran, al menos en mi casa, los gnomos de las luces también tienen que vivir, al igual que los que trabajan fabricando miles de kilómetros de papeles con dibujos para que envolvamos nuestros regalos, que el resto del año se lamentan de lo poco que se quieren y se sorprenden los humanos unos a otros. Y por qué no, los Reyes Magos se han ganado su derecho a su peculiar trono con creces, por no contar nada a esos millones de pequeños enanitos acolchados por el frío, que les esperan todo un año.
Aprovecharé que mis amigos vienen de los puntos más diversos del planeta estos días, para con un vino (del bueno) en mano, contarnos nuestras miserias y novedades.
Un beso, un fuerte abrazo para todos y una tira espumillón del tornasolado y brillante, lleno de energía positiva para cada uno de vosotros.

Mónica

14 comentarios:

Drecik dijo...

Pues nada Mónica, Feliz Navidad.
Tampoco es que a mí me emociones esto de la navidad, supongo que porque todavía estoy saliendo de la adolescencia, pero habrá que decir estas cosas por cumplir, ¿no? A mí lo único que me gusta de la navidad es que no hay que ir a la universidad :-D.
Por cierto, ¿me recomiendas algún libro de Jodorowsky?
Un saludo y felices fiestas.

Alfredito dijo...

Ay, la Navidad, nos entontece a todos un poquito. ¿No? Nos hace tomar partido por extrañas opciones: o el árbol decorado, o los playmobils de yeso, o la conciencia de no consumidor militante...esas divergencias nos generan un batiburrillo emocional considerable.
Pero...besitos mil, Mónica.

Anónimo dijo...

Creo que lo importante de las navidades es cada vez más la celebración en sí...es decir,porque nos permite reunirnos con familiares y amigos y además hacemos por reunirnos (por lo general,claro).Creo que lo importante está en celebrar...sea lo que sea...
Felicidades para tí también Mónica...
besos

JoseMSGamboa dijo...

Felicidades a ti también, Mónica!

Disfruta de estas fiestas con tu familia y amigos (los de los blogs también cuentan). Y aprovecha para leerles algunos de tus escritos. La Navidad es para disfrutar.

Un abrazo.

Consciencia dijo...

Hola Moni ! puesssss felices fiestas, esto de la Navidad como que lo tomo a como llega, es curioso como a la mayoria de las personas se les ve hasta mas cambiadas....en fin cuidese mucho y le deseo toda la felicidad del mundo.

Adrià dijo...

Que tengas muy buenas fiestas!....yo las disfrutaré con un par de enanos que tengo en casa (bueno un enano y una enana)…el les lleva esperando un año y ella no tiene ni medio, así que creo que poco le importa 

Hasta pronto!!

Leo Zelada Grajeda dijo...

La navidad es algo tan inefable y extraña.

ginevra dijo...

"Mi niña que tenga una feliz Navidad...
Y que el año que viene no le golpee de sorpresa, sino que como brisa transforme las pasiones en su vida suavemente, con encanto... Prospero año 2007 para tí querida...

Bonito monito...


-paz"

Antonia Romero dijo...

Que tengas unos felices días, Mónica.

Besos

doble visión dijo...

Moni...
aprovecho la ocasión para dejarte un beso y un morral lleno de buenos deseos para el 2007.
Que sigas siendo tan atractiva como increible en tus escritos, asi popdre volver cada tanto.

MArcelo
:)

Mónica dijo...

Ciao,

Drecik, sin lugar a dudas: La danza de la realidad. Es su biografía novelada, es interesante. El resto la mayoría son meras ramificaciones de éste.
Besos y disfruta de las vacaciones, ayyy la Universidad qué tiempos, quien los pillara...

Alfredo, pues sí, y los que como la menda ya estamos bastante desequilibrados el resto del año, estas fechas ni te cuento a los límites que podemos llegar.
Mille baci,

Un beso Max,

Uy José no, no, deja, nada de brasear a mis pobres amistades, ya bastante me tienen que sufrir!
Un beso y enhorabuena por si alguien aún no se ha enterado HA PUBLICADO!!

Gracias consciencia por tus buenos deseos, como siempre traes esa peculiar energía positiva que te caracteriza, así que no cambies, aunque sea Navidad.

Adrià, me acabas de desmontar el chiringuito, yo que me las daba de observadora y escritora con ojo detectivesco y resulta que tienes dos niños. Y yo creyendo que eras un músico super jovencito. Ves como tenéis que poner más sobre Puntos Suspensivos...
Un beso,

Leo, gracias por la visita y bienvenido!

Gracias ginebra por tus bellas palabras.
Paz

Grazie tante Antonia y que tu estés cerquita para poder contártelo,
Mille baci,

Marcelo,
Gracias, así da gusto! Un beso para ti y que pases buenas fiestas.

Para todos que habéis visitado mi casa estos días a pesar de tenerla un tanto abandonada os mando un beso muy fuerte, para los italianos un bacione!

Mónica

Gabriel Báñez dijo...

Mónica, devolviendo las fuentes de la melancolía al anonimato, como la literatura, creo que tu post interpreta a muchos en el sentimiento. Un abrazo, mujer. Buen año.

Adrià dijo...

Jajaja brindo por esa detective!..Pues si! uno de 2 años y una de 4 meses, pero no te creas tampoco soy tan viejo (como dice le letra de abril se fue perdiendo)….

Cuídate mucho y que tengas un 2007…humm como mínimo perfecto!

Hasta pronto!

MentesSueltas dijo...

Es un placer recorrer el espacio de una escritora... sigo recorriendo y leyendo.

Mis mejores deseos para el año nuevo.

MentesSueltas (escritor aficionado)