lunes, julio 27, 2015

Hay días y personas Art déco

Hay días y personas Art déco. 




Días Art déco con las calles de acero brillante, sorpresas simétricas en cada zigzag de sus esquinas de madera. 

Personas Art déco con rostros futuristas y un exceso de jazz entre los párpados. De apariencia sencilla que se complican hasta alcanzar cotas infinitas de esbeltas y exquisitas rarezas.

Imágenes de George Barbier (188-1932) Mi ilustrador favorito de la mujer y la sociedad Art Decó. Plasmó como nadie la belleza de sus formas lánguidas, adornadas con joyas y ropas que marcaban cada una de las curvas que van entre la elegancia, ostentación y la exquisita decadencia de la época. 

martes, junio 09, 2015

Entrevista Capotiana

Toni Montesinos está llevando a cabo una genial iniciativa en su blog: Alma en las palabras realizando la entrevista capotiana a escritores.

 Aquí tenéis la mía: 


En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (enLos perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Mónica Gutiérrez Sancho.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
Ese punto entre final del siglo XIX y principios del siglo XX.
¿Prefiere los animales a la gente?
Prefiero a los animales de cuatro patas la mayoría del tiempo. En concreto la fidelidad infinita de los perros.
¿Es usted cruel?
En mis novelas si es necesario sí, puedo ser cruel. Mucho, pero solo ahí. Todo queda en la ficción.
¿Tiene muchos amigos?
Tengo muy buenos amigos.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
La capacidad para reírnos igual que hace mil años cada vez que nos vemos, por mucho tiempo que pase.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
Para ser amigo de verdad es lógico decepcionarte en algún momento. Es algo tan inevitable como las reconciliaciones en el amor.
¿Es usted una persona sincera? 
No soporto la mentira. Y el que presume de ser muy sincero me da miedo, igual que el que presume de ser bueno.
¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?
Siempre he creído que eso del tiempo libre era una leyenda urbana. La verdad es que a día de hoy aún no he dado con esa franja horaria.
¿Qué le da más miedo?
El miedo pulido y mimado se convierte en un arte. El arte del miedo puede llegar a ser muy peligroso. Me produce terror la fuerza que puede llegar a adquirir.
¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?
La soberbia. El complejo de dios. Esos pequeños dictadores en zapatillas de casa.
Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?
No creo haber decidido ser escritora. Es algo que me ha tocado sin más, como el nacer en un sitio u otro. Y ya no puedes cambiarlo.
¿Practica algún tipo de ejercicio físico?
Pasear a mi perro que siempre va como mínimo un metro por delante de mí.
¿Sabe cocinar?
Los pocos platos que preparo me salen muy bien, aunque considero que cocinar es una historia más seria.
Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?
A Giordano Bruno.
¿Cuál es, en cualquier idioma, la palabra más llena de esperanza?
Adiós. Puede ser muy liberadora.
¿Y la más peligrosa?
Quizá la misma: Adiós. No me gustan las despedidas, sobre todo si son para siempre.
¿Alguna vez ha querido matar a alguien?
No, incluso en la ficción me cuesta mucho.
¿Cuáles son sus tendencias políticas?
Tengo tendencia a no soportarla.
Si pudiera ser otra cosa, ¿qué le gustaría ser?
Música. Sin duda. Y puestos a elegir sería Jazz.
¿Cuáles son sus vicios principales?
Un absurdo insomnio provocado. Y provocador. No me duermo porque en el fondo no quiero. Y lo sé. Claro que lo sé. Pero no duermo.
¿Y sus virtudes?
Sé tocar el piano. Sin llegar a ser una virtuosa, me parece que tengo mucha suerte por ello.
Imagine que se está ahogando. ¿Qué imágenes, dentro del esquema clásico, le pasarían por la cabeza?
Tú puedes despertar. Ya sabes que no es agua, solo es otro de esos horribles sueños lúcidos.
T. M.