martes, abril 08, 2008

MARILYN MONROE


Entre los cientos de fotografías, posters de conciertos, algunos con el trozo de pintura de la pared donde había descansado pegado todavía en sus espaldas, postales que me enviaban en todos los viajes, fotos de juergas; siempre, por más que se acumularan Calamaro, The Doors, Los Ramones, siempre hubo un lugar para ella, para: Marilyn.

Desde niña me encantaba. Me parecía una mujer extremadamente triste a pesar de su eterna sonrisa. Luego algo más mayor y después de haber hojeado, más que leído, unas cuantas de esas biografías que le han dedicado, supe que se debía a no saber si era tan tonta como decían unos, o tan inteligente como afirmaban otros. La transformaron respaldados por el inevitable silencio del que no puede hablar para confirmar o negar los hechos, en una mujer fascinante. Al fin y al cabo así es como se gestan los mitos. Todo leyenda y poca realidad.
No soy mitómana. Nunca lo he sido. Aunque sí es cierto que con los años puedo decir que la adoro. No se muy bien por qué. No siempre se sabe todo.

Marilyn es la personificación de la sensualidad y sexualidad. Nadie ha irradiado tanta como ella. Nunca. Otras le ganaron en glamour, en elegancia, pero en sensualidad ninguna pudo con la rubia del vestido blanco, con ese aire que recorrió con descaro sus piernas levantando los pliegues de una falda de vuelo y no nos contó todo lo que vio esa noche.
Cuesta no imaginarla con Frank Sinatra entre partidas de póquer, gritos y noches de alcohol, lujuria y peleas. Eso no hace falta que lo cuenten los biógrafos. Yo la veo así, discutiendo con él. Y seguro que luego haciendo pucheros. Por qué no.
No habría sabido envejecer bien. Seguramente habría llevado mal el paso de la edad. Las modas no le habrían beneficiado. Los ochenta, con sus brillos y su estética hortera probablemente habrían destrozado su imagen. O no. Quizá era demasiado lista para eso y nos habría sorprendido a todos, como hizo siempre.


No sé si le obsesionaba
la locura de su madre, ese horrible temor a que fuera hereditaria y padecerla ella, lo que le llevaba a vivir en una atracción de feria continua, que no para de subir y bajar, aunque no pagues el viaje. Si era extremadamente sensible, o era esa mala mujer... Si padecía esas horribles jaquecas. Si era tan inestable y pesima actriz como cuentan entre bastidores, y sus escenas había que repetirlas cientos de veces.
Ni tan siquiera sé si es cierto eso de que odiaba las despedidas. Decir adios.
Si arañáramos, como arañaba yo en las paredes para arrancar ese poster
del concierto que acaba de escuchar, seguramente encontraríamos tras varias capas un poco de todo.
Yo con su permiso y el de ustedes me quedo con la genial actriz de: “Con faldas y a lo loco”. Con esa cría, Norma Jaen, que quiso dejar la pantomima de vida de cateta de pueblo que le había tocado en gracia y se plantó cara a sí misma, para reinventarse probablemente mejor de lo que lo ha hecho nunca nadie.

Me quedo con su sensibilidad para enamorar a alguien tan grande como Arthur Miller. Su erotismo para enganchar a Sinatra. Su sonrisa y su mirada, con ese aire de inocencia que nadie se creía, pero que a todos atrapaba. Y atrapa.
Me quedo con eso de ella, como me quedo con todo lo bueno de los tres años que cumple el blog esta noche, lo mejor, lo que me da la gana.
Pero hoy es ella la protagonista. Inimitable Marilyn.


Para Antón, y su particular colección de mujeres inolvidables.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Cumplea-ños feliz...cumplea-ños feliz...te dese-amos todos...
Bueno, pues eso.
Te leo y..ya sabes.
Duncan.

39escalones dijo...

Buenooooo, tres años, y aquí uno que acaba de cumplir el primero. Muchas felicidades, cómo no.
Marilyn, controvertida como pocas (qué mala idea tenía Billy Wilder cuando hablaba de ella, sobre todo de su legendaria impuntualidad, entre otras cosas). Pero es inolvidable. Yo me quedo con la Marilyn de "Vidas rebeldes". Qué película, qué tragedia, qué canto de cisne para sus tres protagonistas, tres.
Un abrazo

miquel dijo...

felicidades por cumplir los tres años del blog. espero que el mío dure tanto!!!

abrazo

Anónimo dijo...

Mi Marilyn descansa en la parte trasera de algún cuadro, nunca cambio las fotos, pongo otra encima. Llegó a mediados de los 80 en una promoción 3x2 con dos fotos de monos deportitas. Permaneció conmigo hasta hace muy poco; nunca supe por qué.
El paso del tiempo habría acabado con ella, y eso lo sabía.
Enhorabuena por los tres años de blog.
Saludos
Paco, Fotopaco.

malvisto dijo...

Felicidades, querida Moni, ya lo ves, nada mejor que hablar de otros para terminar hablando de uno mismo.
¿Sabes?, a mi me gusta mucho que se despidan dicíendome adiós, yo también, así nunca sea cierto. Nunca es cierto.

Besos con muchos abrazos

andrés,

Carmen Fernández Etreros dijo...

Felicidades Mónica por los tres años de este blog. A mí también me ha fascinado siempre Marylin. Supongo que esa mezcla de debilidad, belleza y sensibilidad.

Yo también me quedo con la de 'Con faldas y a lo loco', pero por Tony Curtis que era mi actor de la carpeta.

Con algunas cosas de las que comentas estoy de acuerdo y con otras no (lo de Henry Miller) pero comparto esa fascinación.

Fernando Alcalá dijo...

Enhorabuena por ese cumpleblog!!!

Y, sí, Marilyn puede ser el mito, el Mito con mayúsculas, que me diga. Ya me gustaría a mí dejar la estela que dejó ella, que todavía la siguen imitando. Pero claro, yo no pienso ponerme falda.

Eso que se pierde el mundo.

Antonio Serrano dijo...

Felicidades por estos tres años de tan hermoso blog. De pequeña te encantaba Marilyn. Fíjate si su estela trasciende las generaciones, que a mi hija, de nueve años, también le fascina. Tiene todas sus películas y a menudo recuerda entre risas la inigualable escena de la estación de "Con faldas y a lo loco": la cadencia de sus caderas entre los vapores del tren y el comentario del irrepetible Lemmon: "Deben de tener un motorcito". Y es que, estimada Mónica, es tan fácil adorarla...
Un saludo de un recién llegado a esto de los blog. Visítame cuando quieras.

alba alpha dijo...

Gracias al relato que publicó Fernando, el cual es estupendo, me he dado cuenta de lo que me he perdido. En cierta forma estoy avergonzada. He leído comentarios tuyos en distintos blogs y no me había dado tiempo de visitarte. En fin, aquí estoy para decirte que me ha encantado tu relato y si no es molestia te estaré leyendo.
Para no volver a abochornarme (ya me pasó con otro escritor, no tengo remedio) empezaré a visitar todos los blogs que me faltan.
Enhorabuena por los tres años.

Un abrazo
Alba

Caminarsingluten dijo...

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!, y nos alegra que hayas elegido a esta mujer, que rompió mitos y se convirtió en un mito. Y por supuesto enhorabuena por saber expresar tan bien los sentimientos.

Besotes, y buen caminar.

Ana y Víctor.

Fernando Sarría dijo...

hay mujeres y hombres que nacieron para ser fotografiados...besos.

el color del cristal dijo...

Muchas felicidades por este maravilloso blog :)

besos

Mónica dijo...

Duncan, con tardanza, gracias, me encanta que me leas y si te gusta, qué más se puede pedir.

Un abrazo

Mónica dijo...

Alfredo, es cierto olvidé "Vidas rebeldes"... A mí me encanta, tienes es no sé qué, que nadie tiene ni ha tenido nunca.

Un abrazo,

Mónica dijo...

Miquel, muchas gracias. Seguro, está curradísimo. Yo cada día me vuelvo más vaga con el mío. Pero es lo que digo, por otro lado es como los amores imposibles, que no hay quién los deje de lado...

Abrazos

Mónica dijo...

Gracias Paco,

Yo antes tenía infinidad de portaretratos, ahora creo que no tengo ninguno en toda la casa. Supongo que todo va por épocas.
Un saludo,

Mónica dijo...

Andrés, sólo tú podías adorar las despedidas. Si es que hasta en eso me vas a la contra del resto.

Un abrazo o dos

Mónica dijo...

Carmen, muchas gracias. Es cierto Tony Curtis a mí también me encantaba. No es por emular a las yayas, pero en mi humilde opinión no hay actores como los de antes.

Un saludo!

Mónica dijo...

Fernando, pues sí, pero si un día te animas, avisa, que no me lo pierdo.

Un abrazo compañero de fatigas

Mónica dijo...

Antonio, bienvenido.
Fíjate más o menos con los años de tu niña yo también fue cuando empecé a dejarme encantar por Marilyn. Esa escena es genial.

Un saludo,

Mónica dijo...

Alba, bienvenida, de avergonzada nada, como es ese dicho, yo es que soy nefasta para los dichos, sí, más vale tarde que nunca.

Un saludo y gracias por tus amables palabras!

Mónica dijo...

Ana y Víctor, muchas gracias.
Sí, es que Marilyn es mucha Marilyn, me pareció una buena idea hablar de alguien que ha tenido una rara influencia en mí, casi sin darme cuenta.

Un abrazo

Mónica dijo...

Fernando, es cierto. Se puede decir más alto, pero no más claro. Hasta en las peores fotografías sale atractiva, lo mismo que Paul Newman, claro que con esos ojos...

Un abrazo

Mónica dijo...

El color, gracias, y ti y a vosotros por hacer que no se haya quedado en el camino hace mucho tiempo.

Un abrazo

Cristian dijo...

¡Felicitaciones Mónica!

La edad del blog debe parecerse a la de los perros (uno vale por muchos). Tres años es como cumplir bodas de plata.

Besos

Mónica dijo...

Cristian muchas gracias! Has visto mi pequeña casa de metal ¿Era así cómo la llamabas? Ya va tomando forma.

Baci