viernes, enero 20, 2006

La insoportable levedad del ser

Es la segunda vez que leo este libro, y como ya sabía lo que iba a ocurrir me preparé para ello. Me siento en la obligación de avisaros. A las pocas páginas de la novela, te comienza a embargar una dosis tan fuerte de realidad que se sube desde las plantas de los pies hasta los pelos de la cabeza, y casi sin darte cuenta, cuando más a gusto estás enfrascada en la historia, te ha cubierto por completo.
Milan Kundera mezcla filosofía, amor, desamor, historia, realidad y ficción a partes iguales, y el resultado es una historia de amor, analizada desde tantos ángulos, que sus protagonistas sacan al exterior todos los miedos, sentimientos y secretos que ni ellos mismos conocían y sensaciones que nunca pretendieron que afloraran. Los descubren ellos y también el lector. Es un libro que desde su primera página te hace reflexionar.

La novela nos narra la historia de amor de Teresa y Tomás, protagonistas principales entremezclada con la historia de Sabina y Franz. Sabina es la eterna amante de Tomás.

Tomás es un adicto a la infidelidad con una obsesión: no atar su vida a la de otra persona. Teresa convive con este carácter, y se consume cada día un poco más, por el miedo que esto le produce, la absoluta y continua sensación de inseguridad que le produce él. Tomás es su héroe, su salvador, le ama desde el primer momento que se vieron por seis absurdas casualidades que le hicieron ver en él al hombre de su vida. Forman una inevitable historia de amor apasionada y dura.
Si tenemos en cuenta que ella después de hablar solamente una hora con él, se presenta con una pesada maleta en su casa, en Praga y le entrega, con la maleta su propia existencia, nos podremos hacer una idea.
En medio de esta historia vivimos el momento histórico de la entrada en Praga de los tanques rusos en el año 1968.

Es un libro para leerlo lento, ya que hay pasajes geniales como: “Pequeño diccionario de palabras incomprendidas.” En la segunda historia del libro la de Sabina y Franz. Una manera original de explicarnos como la vida puede ser vista de muy diferente forma, desde los hechos más simples a los más importantes.
O frases geniales:"Aquel que quiere permanentemente llegar más alto, tiene que contar que algún día le invadirá el vértigo(...)
Su andar se volvió inseguro y casi todos los días se caía en algún sitio, se lastimaba con algo o, por lo menos, dejaba caer algo que tenía en la mano.Había en ella un deseo insuperable de caer. Vivía en un vértigo permanente. Aquel que se cae está diciendo: ¡Levántame! Tomás la levantaba pacientemente."

Lo recomiendo es una prosa preciosa, un estilo directo, aunque sí es cierto que es para gente que le guste leer libros sin prisa, que les hagan meditar y que disfruten de la filosofía novelada. Este libro se adaptó al cine en el año 1987 por el director Philip Kaufmann. La película...bueno eso es otra historia.
En el próximo post prometo no hablaros más de segundas lecturas, ni de libros, pero me han pillado los dos tan seguidos...

6 comentarios:

Gabi dijo...

Me ganas por una lectura, pero me has animado a empatarte. Recuerdo la lectura de ese libro como un tiempo aprovechado y apasionante. A mí la película no me disgusto, pero es cierto que la ví antes de leer el libro y ya se sabe lo que pasa.
Un beso.

Vic dijo...

Hola Mónica,
has sido invitada a escribir 5 extraños hábitos. Pasá por Ego y Alter!
Besos
Victoria

Alfredito dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Y el título me parece un hallazgo.

Gracias por llamarme el "boom del año". Tiemblo de emoción.

Besitos.

Ernesto dijo...

Lo leí hace muuuuucho (a mi edad, ya casi todo fue hace mucho), pero me dejó exactamente el mismo sabor de boca. Lo describes muy bien. Magnífico libro. Lectura muy recomendable.

Mónica dijo...

Alfredito si es que es verdad. No os perdais su Viaje de fin de curso, no tiene desperdicio.
Un beso,

ernesto: Bienvenido. Gracias por tu mensaje. Ya será menos (lo del tiempo digo)

Un beso para todos,

Mónica

Max Estrella dijo...

no lo he leído pero lo tengo en capilla como se suele decir para dentro de un tiempo,en cuanto termine con el que estoy ahora
Besos