domingo, septiembre 14, 2008

ANDRÉS CALAMARO en la EXPO...

Definir a Andrés Calamaro, sería para mí el equivalente a la definición del verbo reinventar, o reinventarse. Andrés es una mezcla de tango canalla, de elegancia y pasión argentina, con un punto de ese Madrid que le atrapa y un alma cansada e hiperactiva que sólo tienen los grandes, los que la han usado tanto para crear, que alterna ambos estados en un mismo tiempo. Un alma escondida siempre tras sus gafas. Unas gafas que cuando se apartan, nos dejan ver unos ojos chiquitos, que dirían en su tierra, pero de esos que miran de frente. Es música, rock con ritmo y raíces latinas. Es un artista. Sí, creo que lo grité muchas veces ayer por la noche durante el concierto de la EXPO. Y creo que fue de los pocos gritos que escuché en las casi dos horas, rodeada de gente que me miraba como si estuviera loca. Un concierto en el que lo intentó dar todo, pero en el que se encontró con una amante cansada y poco correspondido.
Acompañado por sus geniales músicos nos regaló una actuación de las que hacen época, al margen del maldito cierzo, de un frío polar, de la avalancha de gente, que sigo sin entender para qué va a un concierto si no le interesa. Y con ese frío…
“Crímenes perfectos”, “Todavía una canción de amor”, “Me arde”, “Todo lo demás”…Temas que me hicieron vivir miles de flashback para producirme una sensación de tranquilidad, de paz, de haber conseguido el master en papiroflexia…
Pequeños cambios en las letras, que no sé si todo el mundo se percató, o mejor dicho entendió. Calamaro juega con nosotros, con el público, y juega consigo mismo.
En su blog comentaba hoy:


Anoche en Zaragoza hacia frió, volvíamos a la ultima tierra de Guille (en la tierra),
llegamos con lesionados y encontramos... frió. El calor de los calientes y el frió en el aire... Mucho publico, quizás demasiado ... o demasiado casual : Gente que pasa por ahí. D todas maneras supongo que entre semejante multitud friolenta estarían aquellos que prestan su sensibilidad al servicio de su propia alegría.
Costo labrar el triunfo final, bien podría achacarse la dificultad al frió ambiental.
Niño Josele puso la guinda y Jaime encendió la noche al calor del amor...

Estábamos, pocos, no muchos y como siempre los malos se dejan ver y oír más que los buenos. Pero estábamos, los que nos remontamos desde tiempos de los “Abuelos de la nada”. Había gente a mi alrededor que cantaba las últimas canciones. Gente que cantaba sólo las de “Los Rodríguez”, gente que cantaba sólo las de “Honestidad Brutal”, gente que cantábamos todas.
Brutal, Calamaro estuvo brutal. Y agradezco a mi odiado cierzo y a los que diseñaron esa caja de los vientos y le otorgaron el surrealista nombre de anfiteatro, que deja a los artistas rodeados de aire y sin nada que les cubra por ninguno de los frentes, por permitirnos ver bailar a Andrés como un Mick Jagger. Como un roquero de los de siempre, de los de antes, de los que no quedan. Puede que fuera el frío, el cierzo, o el frío del público, pero en más de 20 años que le sigo nunca le vi bailar así. Probablemente el próximo concierto, lo de sentado, o haciendo el pino, porque Elvis no sé si está vivo, pero Andrés Calamaro sí y se reinventa cada día que pasa.
Grande Calamaro! También fue mi grito anoche, esa parte romana que me sale de dentro. Le dieron mi libro ¿Se puede pedir algo más? Sí que lo lea y le guste… O mejor dicho no, que siga siendo el puto amo del escenario allá dónde quiera que vaya.

14 comentarios:

39escalones dijo...

Ah, ¿la gritona eras tú?...

Grande Calamaro, un fenómeno, una especie en extinción, un género en sí mismo.
Besos

Antonia Romero dijo...

Si se ama ha de ser con pasión...

Un beso

Raúl dijo...

Un día viento, otro día -sino recuerdo mal por tu entrada- mala acústica. La verdad es que no se gana para disgustos, a pesar dela suculenta oferta musical, Mónica.

Mónica dijo...

Sir Alfred, no seas malo, que mi melodiosa voz de pito sólo le llegó al cuore de Calamaro.

Tenemos una cita pendiente desde hace demasiado tiempo ¿no?

Un besazo

Mónica dijo...

Toñi, yo es que desde chiquitita siempre fui muy apasionada y a mi querido Andrés me lo tropecé siendo una niña. Será por eso...

Besos

Mónica dijo...

Raúl, uy que me estás llamando protestona. La verdad es que parezco más impertinente que un abuelo sin tabaco, ya lo sé, pero es precisamente porque la oferta musical, y no sólo musical, sino todos los artistas que han desfilado estos meses por allí ha sido impresionante. Tanto en calidad como en diversidad, pero es más simple, el lugar físico no acompañaba, no les ha dado lo que merecían. Pero disfrutar, disfrute como una enana. Los saltos contra el cierzo son lo mejor del mundo.
Un abrazo,

Francisco Sianes dijo...

Me he reído mucho con eso del "puto amo", Mónica. Por un momento, la he imaginado con una carpeta asfixiada con fotos de Calamaro.

Hay concesiones a la pasión que merecen contemplarse. ;)

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Un grande de verdad!! God save Andrelo.

Y prepárense para lo que está preparando su discográfica un disco con 6 CD y DVD!!!!

Una de las razones de que mi nick sea Marinero es por Andrés y su música.

Saludos!!!

Francisco Machuca dijo...

Andrés Calamaro es un apasionado de las cámaras Super-8 y de Bob Dylan.Y menciono a Dylan porque se parece físicamente también a Dylan.Debo reconocer que me desilusionó cuando lo ví en un programa de fútbol y perdía el tiempo discutiendo sobre ese deporte que tanto detesto.Pero bueno,muchas mañanas,cuando me levanto me pongo a Sinatra o Calamaro.

Besos y un fuerte abrazo Mónica.

Víctor González dijo...

Participo de tu gusto por el Calamaro. Pronto lo hará él del mio por tus textos.
Beso creativo.

Consciencia dijo...

GRANDE CALAMARO MONI GRANDE!!! CUIDATE.

Adrià dijo...

Soy comandante de tu parte de adelante
Soy el custodio de tus ráfagas de odio.

La media verónica despierta…yo que se!

Le vi hace un par de años y no tuve tanta suerte.

Me alegro que recuperara la forma!!!!

Mónica dijo...

Francisco, que se me había pasado tu comentario. La habitación repleta de Calamaros, The Doors, Carteles de conciertos de todo tipo... pero la carpeta no. Fíjate ironías de la vida llevaba todo fotos de actores en blanco y negro y postales de esas dedicadas, hasta alguna tapa de vinilo. Siempre fui rarita hasta para eso...

Pero sí, retrocedí en el tiempo y me volví una adolescente desatada.

Un abrazo y besos para todos

G!tanna dijo...

holaa..me tope con esto buscando cosas para leer sobre mi querido andrés, veo q nos une una gran pasión-el combatiente salmón en todos los sentidos(al menos es lo q me pareció je)- en fin..a pesar de ser antiquisima esta nota me atrevi a postear, q envidia, pro sana, de todos los q han podido participar de algun concierto mistico del andrés, pro conservo la fe todavía, creo q hay para rato..solo queria comentar q tb me encanta calamaro y tngo -incluido la última Obras incompletas,a Dios gracias y a mi hno jeje- varios discos originales como virtuales para disfrutarlo mientras..saludos y nos encontraremos tal vez en alguna otra orilla..=)