martes, marzo 20, 2007

Viajes

Me gusta viajar. Es más, no sólo me gusta, me encanta viajar. Lo hago siempre que puedo y no tanto como quisiera. Quizá es el motivo por el que aún no logro mantenerme con los pies fijos en la tierra. Camino siempre unos milímetros por encima de las aceras y las calles, lo justo para que pase inadvertido, lo imprescindible para que el resto de las personas piensen que simplemente se trata de una chica algo alta.
Esto me lleva a desestabilizar mis recorridos habituales incluso por los pasillos de mi casa. Supongo que es también el motivo por el que no tengo aún un lugar donde asentarme. En el que quiera permanecer. Mi lugar, como suelo decir. Estoy segura de que ese día bajaré un poco mi estatura porque mis pies se clavaran al suelo, a su suelo. De momento lo busco, seguro que está en cualquier rincón del planeta. Esperando que llegue.
Los últimos años no siempre viajé por motivos agradables, muchos fueron viajes tristes llenos de lágrimas.
Adoro los viajes que hice en otras épocas por el mero placer de perderme o el mero éxtasis de encontrarme. Así que decidí retomarlos. Tengo una larga lista pendiente. Y el destino y las casualidades que rigen gran parte de mis días, tardes y madrugadas sin sueño me han dado un gran premio, que no sé si merezco. Mañana es un día especial, interesante, lleno de magia por infinitos motivos. El destino al que me dirijo lo he buscado, deseado y soñado, desde que a pesar de caminar sin pisar las baldosas de mi casa no media más de un metro. Me voy al País de Nunca Jamás.

¿Algún recado para Garfio? ¿Para las sibilinas sirenas?
Prometo contarles a la vuelta.


19 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

Muy bonita tu descripción de los sentimientos de los viajeros: “Me gusta viajar. Es más, no sólo me gusta, me encanta viajar. Lo hago siempre que puedo y no tanto como quisiera…”. Eso exactamente es el pensamiento que nosotros siempre hemos tenido y hemos trasmitido a nuestro hijos... el viajar es cultura, es conocimiento, es amistad, es comparación, es saber valorar lo que se tiene, y ante todo es soñar… Te deseamos un buen viaje al País de Nunca Jamás.

Besotes.

Ana y Víctor.

Drecik dijo...

"Dime si sigues siendo niña del país de Nunca Jamás" como dice una canción.
Yo suelo pasar por allí por las noches en un viaje astral mientras me hago el dormido en mi casa.
Muy bonito tu relato.

Pd. Si te encuentras con Peter dile que me devuelva el dinero q le presté ;-).

Leicca dijo...

Son todas mías... Las fotos...
(Salvo que se indique lo contrario, ¡pero no se indica!

Bueno: hay una en que es demasiado obvio que no lo es. Salgo yo con 6 años y un bebé en mi regazo.

:-D gracias por tus comments.
---

También a mí me gusta viajar. Ya lo sabes. Un beso.

Leicca dijo...

Por eso participo en fotoblogs, aunque hay quien me vota en personal. ¡A ver si eres tú por confusión! Jeje. (Estarías totalmente perdonada, tranquila.)

Un besazo.

maria del mar dijo...

A mi tambien me encanta viajar, ver nuevos horizontes, descubrir la magia que tienen todos los lugares, lástima que no pueda hacerlo tantas veces como yo quisiera.Espero con ansia, tu vuelta, espero que encuentres la felicidad deseada en ese país de nunca jamás.
Besos

Antonia Romero dijo...

El viaje que inicias hoy es el principio de un largo recorrido, estoy segura. Me gustaría que nuestros caminos se encuentren con largas colas al frente y podamos reírnos de todas esas lágrimas que vertimos alguna que otra vez.

Un beso.

Mari Carmen dijo...

Mi próxima parada será Copenhague y Malmö. Ya estoy anticipando el viaje y eso que aún queda -aunque el tiempo pasa tan rápido...-. Pero antes de ir allá, seguro que haré alguna que otra escapada más corta. Yo también he vivido viajando y así será, espero, hasta el fin.

Un beso

Adrià dijo...

Claro!, pregúntale a Garfio si todo sigue igual?, o si tuvo que pagar la multa por los barcos robados, pre-jubilar a sus piratas y ahora comparte visitas sociales con el Sr. Pan, (dicen que tiene 4 hijos y engaña a su mujer…), pregúntale a Wendy si se acuerda de volar y a campanilla y los chicos si la CIA ya pasó a saludarles…..

Y por favor regresa contándonos que todo sigue igual, por que si la cosa está así cualquier día tus pies tocarán el suelo y sabes que la magia escasea como casi todo, desperdiciarla sería casi insolente…

Leicca dijo...

besos y clicks.

fer dijo...

Lo mejor es largarse a cualquier lado.

Para bleicca; te encuentro donde quiera que vaya!

Caminarsingluten dijo...

Que seas muy feliz en el "País de Nunca Jamás"... y recuerdos a Campanilla.

Besotes.

Ana y Víctor

Anónimo dijo...

¿Te acuerdas de ese viaje en tren de uno de tus relatos? Ahora eres tú quien va en él, con el destino aguardándote en la próxima estación, como aguardó a tu protagonista.
Y no lo dudes, mi niña, que no es premio sino logro, y por tanto bien tuyo, bien merecido.
País de Nunca jamás, buen lugar, sí. Para Garfio, una petición: que desaparezca de algunos sueños, para Campanilla, un deseo: más logros para quien los merece, y para Peter, que vega a buscarme que me debe un viaje.
Se me cuide.
Un isleño,
Jaime

Fernando dijo...

Me parecen estupendo para contar poemas e historias las estaciones...los trenes alejandose poco a poco hacia un punto perdido del horizonte...hacia el país de nunca jamás?..

Mónica dijo...

Ana y Víctor, es cierto, la posibilidad de comparar y sobre todo aprender me parece una experiencia de lo más gratificante.
En mi casa también desde muy niña me inculcaron esta pasión por recorrer mil sitios y además de una manera para mi gusto perfecta, conociendo primero lo más cercano. Desde niña recorrí todos los rincones de España, qué mejor que conocer lo nuestro antes de salir a comparar fuera.
Un abrazo a los dos,

Drecik, me comentó que no era un prestamo que era un regalo. No quiere devolvértelo, aunque más bien pienso, conociéndole que es la excusa para que tengas que ir tu mismo...
Un beso

Leicca, pues mi enhorabuena, ya lo suponía, pero me gusta tenerlo confirmado por la misma autora. Ya, que te gusta viajar es más que obvio, preciosas tus imágenes y no, creo que es otro el despistado que sigue dando el click en personal.
Un beso


Mar, misión cumplida. Encontrada la felicidad y eso que no suele ser fácil. Yo ya me entiendo.
Un besazi

Antonia, seguro, me da a mí que tu y yo a este paso vamos a acabar escribiendo nuestras memorias a cuatro manos. Pues mira, tendría su punto.
Un beso

Mari Carmen, qué envidia, prepáralo ya, aunque queden mil siglos, para mí uno de los mayores placeres de los viajes es también le temporada previa en la que se disfruta tanto como cuando te mueves.
Espero que más adelante cuando vuelvas nos regales alguna imagen de tu experiencia.
Un abrazo,

Adrià, todo sigue igual. No pasa el tiempo, ni las sirenas han cambiado de escamas. Peter te manda recuerdos y dice que si te pasas te regala una letra perfecta, pero que te acerques por la noche que es cuando está más inspirado.
Un beso,

Fer, sí, y sobre todo en según que temporadas, aunque sea a girar la esquina cuatro veces muy rápido para parecer que estás muy lejos. A ver cuando nos sorprendes con algún viaje de los tuyos, esos sí que son buenos.
Un abrazo y otro para ella

Jaime, claro que recuerdo ese relato, por ser el primero de una larga lista y porque sé que te gustó el que más con diferencia. Cuántas veces hemos comentado lo identificados que nos sentiamos con el texto. Gracias, como siempre, por tus palabras, por estar ahí y por las risas que nos hemos echado en otros tiempos, para quién no los sepa, Jaime no sólo es escritor sino el mejor detective privado de la historia de la literatura. ¿A que te estás riendo?
Peter te espera, que a ver si vuelas más, que estás muy vago...
Un beso

Fernando, amigo poeta, es que los viajes, los trenes, las estaciones tienen un no sé qué de lo más literarios, romántico claro está y atrayente.
Besos

A todos un abrazo, un apretón de alas de Campanilla, es tan enana como preciosa y una curiosidad, las mallas de Peter Pan no son verdes...

ElPoeta dijo...

Mónica, no dejes de darle un beso de mi parte a la traviesa y pizpireta Campanita. Es mi personaje favorito en esa historia. Un beso para tí,
V.

Leicca dijo...

:-D será...

me gusta pensar que tengo
un enamorado
despistado.

un beso y los votos, que ya quedan poquitos en el saco.

Max Estrella dijo...

Los viajes son todos para bien...creo que todos los que escribimos o pretendemos expresar algo vamos buscando nuestro lugar...y una manera de hacerlo es viajando...a mi me encanta la desubicación o dislocación que provocan...
yo también ando buscando lugares en los que retirarme a escribir..lo tengo pendiente,como muchos viajes
besos,guapa

Landahlauts dijo...

Al infinito y más allá me gustaría a mi viajar... pero no sé si me dará para tanto.
Saludos...

Mónica dijo...

El poeta, Hecho.
Besos

Leicca, sí, ya queda poco, es la votación más larga de la historia, madre mía.
Besos

Max, estoy de acuerdo contigo. Aunque a veces los viajes por el interior de uno mismo, guardan tantas o más sorpresas que los físicos, para el que escribe. Menudos sustos me llevo de vez en cuando al asomarme...
Un abrazo,

Seguro,laudahlauts, seguro, que todo es ponerse. Bienvenido. Estás en tu casa, vino y jamoncito al fondo a la derecha.
Un saludo