domingo, marzo 09, 2008

CRÍTICAS EN PRENSA A: " Si vuelves..."

EL DEBUT
Mónica Gutiérrez Sancho, nació en Sevilla en 1973 y educada y formada en Zaragoza, donde reside, publica una cuidadísima primera novela: "Si vuelves te contaré el secreto"(Caballo de Troya Madrid 2008 192 páginas), que es la narración de un lugar donde suena el jazz a todas horas (The Club), la historia de una calle( Praga) con sus moradores y, sobre todo, la historia de varios personajes, sobre todo mujeres (Rita, Julia, Sara...), que cantan y tocan y que viven relaciones de amor, de soledad, de búsqueda. La novela, en la que suenan piezas de jazz, canciones oscuras de pasión y desgarro, propone un viaje hacia la felicidad, hacia la esperanza, pero pronto percibimos que hay una emboscada, un trampantojo de emociones y sombras. Mónica escribe con transparencia y elegancia, y propone un mundo sugestivo, lleno de sugerencias y de hallazgos del tipo: "el dolor transforma la realidad más brutal en la belleza más absoluta." Antón Castro. HERALDO DE ARAGÓN.



E L C U L T U R A L
EL MUNDO
6 - 3 - 2 0 0 8

L E T R A S / O P E R A P R I M A
Si vuelves te contaré
un secreto

MÓNICA GUTIÉRREZ
Caballo de Troya, 2008
190 páginas, 12 euros

La felicidad está de moda. Ayuda a vender libros. Esta primera novela de la sevillana afincada en Zaragoza Mónica Gutiérrez Sancho es una fábula sobre la búsqueda de la felicidad. Tal
vez demasiado compleja en su construcción y demasiado cargada de lirismo para ser vendida como eso que llaman “novela inspiracional” pero próxima a ellas en intenciones y atmósfera. En sus páginas varios personajes que ya no esperan nada de la vida reciben su última oportunidad. Y esconde una trampa casi tan grande como su ilusión.
El lugar donde la felicidad es posible es en esta historia un extraño café llamado The Club. Los clientes sólo pueden visitarlo una vez: después, sus puertas se cierran para siempre. Para todos, excepto para sus trabajadores, los encargados de hacer que la felicidad sea posible aunque efímera. Ellos son los protagonistas de esta novela.Así, el portero nocturno a punto de jubilarse,
la prostituta con dotes como cantante o la vendedora de vestidos de novia que aborrece su trabajo se encontrarán en ese lugar de terciopelos, sedas y músicas acariciadoras, y descubrirán que el escenario que proporciona a algunos la felicidad es causa de la desgracia de otros.

Gutiérrez Sancho apunta maneras en esta novela. Sin embargo, descuida a su lector al crearle unas expectativas que no cumple ni de lejos. Los diálogos son abusivos, apenas aportan información, y el final es insípido. Y es que no basta con crear personajes casi perfectos.
Luego es necesario hacer algo con ellos. Y algo que no defraude.
CARE SANTOS


Ha sido una gran satisfacción recibir mis dos primeras críticas en prensa. La primera por parte de Antón Castro en el HERALDO DE ARAGÓN y la segunda en: EL CULTURAL, del diario EL MUNDO de esta semana por la escritora Care Santos. Al parece también bloggera: http://www.silencioeslodemas.blogspot.com/

En esta segunda sí me gustaría remarcar un punto. No de la crítica, soy alguien que comienza desde el suelo, y estoy deseando dejarme empapar por todo tipo de opiniones que me ayuden a crecer poco a poco.
Me refiero al comienzo: "La felicidad está de moda. Ayuda a vender libros." Ya que a mi entender las críticas deberían estar hechas a la obra del autor, no a los supuestos motivos personales que han llevado al autor a escribirla.
Es un desafortunado principio, teniendo en cuenta que muchos ya sabéis que el libro está escrito como homenaje a mi padre que falleció demasiado joven carcomido por un cáncer y que no pudo llegar a leerlo entero. Un libro cargado de jazz.

No está escrita precisamente para subirme a ningún carro de las ventas. Había demasiado dolor y ninguna felicidad en mi estudio y en mi vida, cuando se gestó esta obra.
Ésta y todas. Porque escribo desde las tripas y me la traé al viento las modas que se lleven en las pasarelas literarias.
Obviamente el crítico no debe tener por qué conocer toda la bio-bibliografía de un autor, sería absurdo y por ese mismo motivo, considero que entrar en percepciones personales también lo es.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que tienes mucha razón, pero tú ni caso, estando nosotros aquí, ¿quién necesita otros críticos?
Te leo y me gusta.
Duncan.

39escalones dijo...

Completamente de acuerdo contigo y con el comentario anterior.
Un abrazo

PD.: ¿sevillana? No lo sabía. Yo soy otro zaragozano-medio andaluz (cordobés)

Fotopaco dijo...

He pasado esta mañana por el Fnac y he cogido tu libro, así qué cuando lo lea, y parafraseando a Francisco Umbral, vendré a hablar de tu libro...
Saludos

malvisto dijo...

Este ejercicio del crítico es espantoso, muy del efecto ¨te recojo el tenedor en tu casa, padrino¨. Hablar de libros debería ser SOBRE libros, con total vehemencia, pero sin violencia. Porque escribir, tanto como leer, es una pasión; en cambio hablar de ellos suponiendo algo venido de fuera es una completa tonteria: una metida de pata. Confundir obra con vida, obra con moda, obra con venta, es ejercicio propiamente del crítico, y de algunos escritores que son igualmente críticos: un total fiasco, por lo que creo.

Muy venenosa la frase con la que empieza... porque si realmente te interesa la moda, estarías escuchando a juanes, te gustaria el automovilismo, y no escribirias un libro sapicado de jazz.
Y aunque te diga que es un tonteria, y no hagas caso, duele mucho que la gente sea tan mala, y quiera SER inteligente y llevar la batuta de los lectores, y por tanto de las ventas, castigando a otros.
Pero no hagas caso; sin conocer tu vida, y tu biografía, puedo decirle a la señora que se ha equivocado completamente.

besos sinceros, andrés.-

Pat Rizia dijo...

Querida Mónica, que el poco acierto de la crítica no te afecte. Escribes muy bien y aunque por falta de tiempo todavía no he podido coger tu novela, seguro que tu padre está la mar de contento de la niña tan apañada que tiene. Un fuerte abrazo, Patro.

Mónica dijo...

Duncan, pues muchas gracias. La verdad es que siendo una simple inédita ni siquiera esperaba salir en prensa, las cosas como son.

Un saludo

Mónica dijo...

Alfredo a ver si hemos estado vestidos de faralaes de pequeños uno al lado del otro y tampoco nos vimos. Los andaluces junto con mis queridos amigos argentinos, aparecemos en los lugares más insospechados.
Gracias por tus palabras.
Un abrazo

Mónica dijo...

Paco muchas gracias.
Y más te vale que pases para contar qué te parece, o me escribas o lo que quieras. Por cierto hace unos días volví a ver "Carne Tremula" si lo llegó a saber antes que tuviste una pequeña aparición, me habría fijado más.

Un abrazo

Mónica dijo...

Patro, nunca he sabido dónde se marchan cuando dejan de pasearse entre nosotros, pero seguro.

No me molesta la crítica, como comentaba antes, ni siquiera me la esperaba. Fue una sorpresa bestial. Pero la verdad, para una vez en la vida que salgo en "nacional" eso de que me vendan como si fuera la reina del merchandising... (¿Se escribe así? Es que soy de francés e italiano)


Un abrazo y no estudies tanto que tenemos un café pendiente.

Mónica dijo...

Andrés, mi querido Andrés. El campeón de todos los apasionados que recorren la tierra, por más trampas que le coloquen por el camino. Qué sería de nosotros sin ti...

El problema de las críticas es dónde términa la crítica a la obra y dónde empieza la falta de respeto a la persona.
En mi caso concreto quiero dejar claro, que soy más que consciente de mi calidad de inédita. De ser una simple y ridícula mota de polvo mimetizada en las librerías entre millones de grandes obras. Eso nunca lo olvido. Porque a pesar de tener los pies en la cabeza, para todo lo que hago y como vivo, en lo literario siempre los he tenido en el suelo y entre otras historias porque no soporto la soberbia del que se cree con talento.

Para mí es un mal comienzo, que provoca que el resto de la crítica me resulte hueca, sea buena o mala. No me importa. Porque yo pongo ante el escaparate mi libro, nada más. No entré en ningún Gran Hermano...

Al menos podía haber puesto bien el título. Un indeterminado puede cambiar el sentido de toda una obra, y un escritor debería saberlo.

Un abrazo

pelao dijo...

he leido hoy mismo la critica, me ha gustado "conocer" de que hablaba...luego el contenido, pues ni fu ni fa, supongo que siempre hay que decir algo...tu a lo tuyo, que es escribir, a seguir embarcada en tus ondas magneticas. por cierto, has leido una novela llamada "muse echo blues"(no se si hay traduccion al castellano)? creo que te gustaria, si ,si...
salud.

Miguel Sanfeliu dijo...

Pienso que no es ésta una de las mejores críticas de Care Santos, la verdad. Debo admitir que el inicio me parece desafortunado.
Me consta que Care Santos no es una persona con ínfulas, ni nadie que se proponga hundir a otro, mas bien al contrario, siempre la encontré dispuesta a echar una mano al que empieza. Esto no quiere decir que siempre acierte en sus valoraciones: se equivocará como todo el mundo. Y yo creo que en este caso se ha equivocado. Entiendo que te haya molestado la crítica, pues el tono del principio y del final destila un aire despectivo, a mi juicio innecesario e injusto, y coincido en que se desvía del análisis de la novela...

No obstante, esto no debe enturbiar la felicidad que debes sentir por la publicación del libro Piensa que se reconoce que los personajes son casi perfectos y que la construcción de la novela es compleja. Su trama es atractiva. Además, que Antón Castro señale que escribes con transparencia y elegancia me parece casi más importante que cualquier otra cosa. Y eso es algo que podemos constatar todos los que leemos este blog y los textos que en él nos ofreces, con esa mezcla de magia y sueño, irrumpiendo en la vida cotidiana.

En fin, ¿qué te puedo decir? Que no debes darle vueltas, que los libros sobreviven por sí mismos y que la última palabra siempre la tendrán los lectores.

Un abrazo

Antonia Romero dijo...

Desde aquí quiero decirle a Care Santos que me ofrezco voluntaria para que hable de mi libro, incluso aunque sea bien.

Mónica, cuando publiques tu quinta novela te acordarás de esta crítica y sonreirás.

Entrando ya más en la crítica en sí, estoy totalmente en desacuerdo: la felicidad NUNCA ha estado de moda. Y es una lástima.

Un beso

Mónica dijo...

Pelao, apunto la recomendación. Muchas gracias!

Miguel, gracias por tu aportación, tus críticas, me da lo mismo si eres un profesional reconocido o no en los medios, son de las mejores que suelo leer. Constructivas, elegantes y sobre todo de las que aportan, que a la hora de la verdad es lo que importa.

Un abrazo

Mónica dijo...

Antonia,

No necesitaré llegar a la quinta, madre mía... ¿No podías haber dicho dos o tres?
Te aseguro que ya estoy más sonriente que la Mona Lisa.
En ocasiones sólo es necesario leer las cosas un par de veces, para poder hacerlo.

Un abrazo

Samuel dijo...

No veo donde están "los supuestos motivos personales que han llevado al autor a escribirla", Care no habla de eso, sino de la felicidad dentro del propio libro.

Por otro lado, la crítica hacia el libro es mala, pero ¿qué podías esperar de Care Santos?